¿HACES FLEXIONES?… EJERCICIO CLAVE PARA LOS LUCHADORES

Las rutinas de ejercicios son fundamentales para adquirir la condición física que requieren los atletas, especialmente si se dedican a cualquier disciplina de lucha. Entre esos ejercicios se encuentran las flexiones que permite adquirir resistencia, aumentar masa muscular y lo mejor de todo… son fáciles de ejecutar.

En el caso de los luchadores, este ejercicio les resulta especialmente beneficioso para desarrollar el pecho, los hombros, el tronco y los tríceps, inclusive es posible desarrollar el físico de un culturista si hacen suficiente flexiones.

¿ES BUENO HACER FLEXIONES?

Si haces flexiones todos los días en el lapso de un año, será posible que logres hacer hasta 1000, obviamente no en una sola serie, sino en varias. Inclusive, es posible llegar al punto en el que logres realizar flexiones de forma indefinida.

Pero además, aunque no entrenes para ser un luchador, puedes utilizar este ejercicio para perder peso o simplemente como una actividad física, una rutina habitual porque es fantástico para desarrollar la fuerza del tren superior y no requiere ningún tipo de equipo, tan solo el suelo y la gravedad.

Sin embargo, aunque es un ejercicio aparentemente fácil es bueno tomar en cuenta las técnicas de flexiones de brazos que se consideran ideales para llevar a cabo esta rutina de manera perfecta:

Cuerpo Derecho

Lo primero que debes hacer es mantener la espalda recta. No dejes caer ni alces demasiado la cadera porque esta postura no es la correcta. Una línea recta debería unir los pies con la cabeza. Ponte frente a un espejo para que logres controlar que tu cadera esté alineada, aunque parezca incómoda al principio porque necesitas fortalecer los músculos del tronco.

Mantén los talones y pies juntos

Coloca tus pies completamente juntos. Dedos y talones juntos. Son muchos los que descuidan la postura de los pies, lo que suele resultar en una postura inestable. Debes recordar que tu cuerpo se encuentra apoyado sobre tus manos y tus pies.

Posición de las manos

Cuando coloques las manos en el suelo imagina que hay una línea entre ellas y que tu pecho se encuentra por encima de dicha línea.  Los puntos ideales suelen encontrarse entre los hombros y los pezones.

Si colocas tus manos demasiado hacia arriba (por encima de la línea de los hombros, por ejemplo), seguro sentirás que tus hombros se balancean demasiado y que no sostienen tu peso cuando desciendes. Por otro lado, si tus manos están muy debajo (por debajo de la línea de los peones), sentirás que el ejercicio implica demasiada presión sobre tus hombros.

Alineación de la cabeza

Debes levantar la cabeza para mantener la columna recta. Lamentablemente, no es fácil lograrlo. A medida que tu cuerpo se eleva, también cambia su ángulo. Mucha gente suele enfocarse en el piso, lo cual da lugar a que la cabeza quede colgando. Esto dificulta el conseguir un descenso más profundo y también influye en la respiración.

Un consejo es fijar la mirada en un punto en el suelo que se encuentra a 1 metro del atleta. Esto ayuda a mantener la cabeza erguida, lo cual ayuda a mantener la columna recta y al mismo tiempo también ayuda a abrir las vías respiratorias.

Posición “baja” apropiada”.

Existen 2 normas con respecto al tiempo a permanecer en el suelo. Una de ellas dice que se debe descender hasta que el pecho se encuentre a 3 centímetros del suelo, por supuesto, no hace falta ser exactos, solo descender hasta sentir que su pecho está cerca del suelo. En ese momento debes sentir tensión en la región que une el pecho con los hombros (es bueno tensar los músculos para tener un mejor apoyo).

La otra norma indica que se debe descender hasta que los brazos (desde el hombro hasta el codo) queden paralelos al suelo. Seguramente, los codos formarán un ángulo de casi 90 grados dependiendo de la posición de las manos.

El ritmo del principiante & el ritmo del avanzado

Dependiendo de la capacidad física, existen dos ritmos distintos para hacer flexiones.

El ritmo de los principiantes (que incluye cerca del 99% de las personas). En este caso el descenso es lento y la subida es rápida.

El ritmo avanzado emplea un método de flexiones bastante más complicado. Se trata de descender y subir rápido. Es así como se rompen los records, descendiendo lo más rápido posible. Esto tiene bastante sentido por puede ahorrar muchísimo tiempo. El motivo por el que se hace que sea complicado de lograr es que mientras más rápido se desciende, es mayor el impulso que se pierde, lo cual dificulta volver a subir.

Para finalizar… un pequeño truco

Hay un pequeño truco para lograr más repeticiones cuando piensen que ya no pueden hacer ni una más. En lugar de imaginar que empujas para alejarte del suelo, deben imaginar que tiran para que sus codos queden más cerca. Por lo tanto, en lugar de concentrarse en empujar con los tríceps, prueben enfocarse en colocar los codos en línea recta. Esta visualización puede resultar útil para alinear los codos en la última parte del ascenso.

Otro aspecto para realizar cualquier tipo de ejercicios, en especial las flexiones que son claves para mantener la condición física de los luchadores, es la alimentación.

¿ENTRENAS MMA?

Las Artes Marciales Mixtas (MMA), por ejemplo, exigen que el luchador alcance el mejor acondicionamiento físico que le permita ganar en resistencia y fuerza muscular, por lo tanto, un entrenamiento con flexiones y una dieta con productos nutricionales como los de https://www.kasikao.com/categoria-producto/nutricion/pre-entrenos/ es una de las mejores opciones para los deportes de lucha.

NO Hagas FLEXIONES ASÍ – 7 Errores comunes