La juventud no es una aptitud, sino una actitud. El ejercicio físico influye mucho más de lo que crees a la hora de sentirte bien y mejorar tu estado de ánimo. No solo para mantenerte en forma. Sentirte joven implica preservar tu tono muscular y proteger tu cerebro contra el deterioro que supone el envejecimiento. A medida que nos hacemos mayores, las dos formas de ejercicios más importantes son los aeróbicos o cardio, que hacen que el corazón bombee y el sudor fluya, y los entrenamientos de fuerza para evitar el declive del aparato óseo y muscular por la edad.

A medida que vamos sumando años, nos vamos haciendo más vagos y perezosos. Con el tiempo, esto puede repercutir en que el músculo más importante de nuestro cuerpo, el corazón, se ponga rígido y desempeñe peor su vital función. ‘Business Insider’ ha recopilado tres entrenamientos para paliar los efectos y consecuencias del cruel e inevitable paso del tiempo.

Natación

No hay ejercicio más completo. Además, se ha comprobado en numerosos estudios que seguramente sea el deporte que mejor previene el envejecimiento. Nadar retrasa su desarrollo de forma notable y nos mantiene más jóvenes que nunca.

Otro gran beneficio secundario es que reduce las posibilidades de sufrir algún tipo de demencia. Un estudio publicado en marzo en la revista ‘Neurology’ determinó que las mujeres que nadaban en edad madura tienen aproximadamente un 88% menos de probabilidad de sufrir una disminución en la memoria lo suficientemente severa como para interferir en la vida cotidiana.

Ciclismo

Lo mejor de sacar la bicicleta, al margen de sus múltiples beneficios para la salud, es que se trata de una actividad al aire libre, lo que repercutirá en tu estado de ánimo. Un estudio publicado en marzo en la revista ‘Aging Cell’ descubrió que los ciclistas tienen más masa muscular y fuerza, además de unos niveles más bajos de grasa corporal y colesterol que los adultos sedentarios.

El ciclismo también protege el sistema inmunológico, por lo que correrás menos riesgos de desarrollar algunas enfermedades, como la famosa gripe. Además, ahora que llega la primavera, uno de los mejores planes, ya sea de diario o de fin de semana, es permitirte el lujo de disfrutar de un día al aire libre de paseo con tu bicicleta.

El Tai-Chi

Los entrenamientos de fuerza y resistencia pueden ser de muchos tipos y adoptar muchas formas, pero generalmente involucran una serie de movimientos orientados a construir o preservar los músculos. El arte marcial chino del Tai-Chi tiene la suerte de combinar un conjunto de actividades fluidas y también funciona para aumentar la fuerza. El ejercicio se realiza lenta y suavemente, con un alto grado de concentración y atención a la hora de respirar.

Dado que cada participante va a su propio ritmo, el tai chi es muy accesible e involucra a una gran variedad de personas, sin importar edad, nivel o condición física. “El Tai-Chi es particularmente bueno para las personas mayores porque el equilibrio es un componente importante de la forma física, y es algo que perdemos notablemente a la hora de envejecer”, dijo I-Min Lee, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard en un reciente estudio recogido por ‘Business Insider’.